Vilanova i la Geltrú, 1866

La festa major de Sant Antoni Abat tampoc no va preveure’s falaguera el 1866. L’apatia per la crisi econòmica i social que s’arrossegava d’ençà del 1861 encara va condicionar l’agenda aquest cop. La tendència ja va manifestar-se la vigília de la festivitat. Aleshores, els actes van cenyir-se a la iniciativa consuetudinària i modesta de la Parròquia de Vilanova. A la passejada dels gegants i la mulassa, entremesos parroquials, i a la celebració de les Completes al vespre: “Ayer tarde comenzó, segun costumbre, nuestra fiesta mayor, pero notablemente fria, no tanto por la temperatura estacional, que se presenta por lo contrario este año muy bonancible, como por la carencia general de calórico que esperimentan los bolsillos de todas las clases de nuestra sociedad. / De modo que, descontada la parte por decirlo asi, oficial de la fiesta, como es la salida de gigantes y tarasca, y la funcion del anochecer en la iglesia de San Antonio, en todo lo demas no se distinguió el dia de otro cualquiera” (Diario de Villanueva y Geltrú: 1866. BMVB).

Els Tres Tombs sí no van obviar-se l’endemà. Aleshores, encara precedits de la cursa al voltant de l’església de Vilanova que dilucidava la dignitat del banderer. Les extravagàncies dels actors també van captivar l’atenció del gasetiller aquest cop. La nota també palesa que es delimitava l’hipòdrom amb tanques: “Ayer mañana se verificó la acostumbrada corrida de caballerias conocida por ‘los tres toms’, y como rara vez sucede, sin que ellas, ni sus ginetes, ni aun los numerosos mirones que forman la valla del popular hipódromo, quedáran salpicados por el lodo que rara vez de este dia suele dejar de llenar nuestras calles. / Entre las escenas cómicas á que, como de ordinario, dió lugar semejante solemnidad, observamos un caballo cuyo dueño tuvo la ocurrencia de dorarle los cascos, sin duda para que luciese mas su escelente manejo de manos; un borrico y su ginete cuyos papeles hubieran estado mejor, trocados, atendida la talla y fuerzas de cada uno; y un prójimo que en lugar de apurarse como los demas por llegar á la meta, cabalgaba muy despacio desocupando el interior de un puchero y llevando á prevencion su correspondiente bota” (Diario de Villanueva y Geltrú: 1866. BMVB).

La crisi general al país també va condicionar la brillantor de la festa major de les Neus. El programa d’actes va anunciar l’exhibició de “los gigantes, tarasca, dragon y algunos ‘balls’” en els escenaris i horaris de costum els dies 4 i 5 d’agost (Diario de Villanueva y Geltrú: 1866. BMVB).

A l’hora de la veritat, aquests números van limitar-se a la sortida dels gegantons, la mulassa i el ball de bastons: “Ayer [4 d’agost] por la tarde muy temprano salieron y á recorrer nuestras calles los numerosos BALLS difundiendo por todas partes la animacion y la alegria. / El sonido de las dulzainas y chirimias atronando el espacio … / Así habíamos podido comenzar hoy este suelto, y en términos parecidos los habíamos comenzado en anteriores. / Pero por esta vez debemos moderar el tono y limitarnos á decir que á la caida de la tarde salieron á lucir su garbo los gigantones y tarasca, y por todo estraordinario el ‘Paloteo’. / La crisis metálica que hace bastante tiempo nos aqueja influye en este como en muchos particulares” (Diario de Villanueva y Geltrú: 1866. BMVB).

La incompareixença d’exercicis festius, pel desànim i les dificultats pecuniàries que amoïnaven als veïns, també va revelar-se poc després per la festa major de la Geltrú. L’actuació d’aquests elements va reduir-se al ball de diables: “Ayer [14 d’agost] tarde salió a recorrer las calles del barrio de la Geltrú el baile de ‘Diablos’ como señal de fiesta mayor que comenzaba” (Diario de Villanueva y Geltrú: 1866. BMVB).

Xavier Güell

Anuncis
Aquesta entrada s'ha publicat en Vilanova i la Geltrú i etiquetada amb . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.