Que no intervinguin castellers menors de setze anys!

El setembre de 1904 des dels Governs civils de Barcelona i Tarragona va recordar-se l’afectació de les normatives laborals aprovades pocs anys abans, el 1900, en els castells. Els castells van tipificar-se d’activitat laboral en el passat pels jornals que obtenien els castellers a partir dels diners arreplegats entre els catxés, mangueles i llevants.

Aquesta preservació dels drets dels infants va influir en el devenir de l’activitat castellera. Al seu defallir aquell temps, període conegut com la Decadència Castellera. La regulació de l’accés al món laboral dels infants va repercutir en l’edat mínima dels castellers. Setze anys a partir d’aleshores. Aquest fet va dificultar l’assoliment de les construccions per esdevenir aquestes més pesades i, per tant, més feixugues. Els infants van haver de suplir-se amb adults. El recordatori del compliment de la normativa, de tota manera, destapa que aquesta també s’ignorava.

Diverses notes de premsa d’arreu del món casteller van parlar-ne, ja s’ha dit, el 1904.

De Tarragona. El 13 de setembre de 1904, la Junta Local de Tarragona de Reformes Socials va reunir-se al Govern Civil on “se convino en prohibir que los niños llamados «chanetas» tomen parte en las torres que levantan los« xiquets de Valls»” (La Cruz: 1904. BHMT). Dies després va transcendir el seu prec de més abast a la Junta Provincial: “La Junta de Reformas sociales se propone pedir á la provincial prohiba en toda la provincia que formen parte de las «collas de Xiquets de Valls» los chanetas” (La Justicia: 1904. BHMT).

Dels mateixos dies és la notícia següent de Vilanova i la Geltrú: “Por el Gobierno Civil de la provincia se ha recordado á los alcaldes la prohibición urgente de que en los trabajos de los Xiquets de Valls tomen parte niños menores de edad” (Diario de Villanueva y Geltrú: 1904. BMVB).

L’avís també va tenir ressò a la premsa de Barcelona: “La autoridad gubernativa ha ordenado á la policía que no permita á los menores de edad formar parte de las collas de «Xiquets de Valls»” (La Vanguardia: 1904. AHCB) […] “El [Governador Civil] señor [Carlos] González Rothwos ha ordenado á la policía que no permita á los menores de edad formar parte de las collas de Xiquets de Valls” (Las Noticias: 1904. AHCB).

Unes altres línies de Barcelona assenyalen part dels fonaments legals del tema. La Llei de 13 de març de 1900 sobre les condicions de treball de dones i nens. El Real Decret de 13 de novembre de 1900, no del 28 de novembre, que va aprovar el Reglament per millorar l’aplicació de la Llei anterior. I també, la vulneració habitual de les normes: “El Boletín Oficial de hoy [13 de setembre] publica una circular del Excmo. Sr. Gobernador civil [Carlos González Rothwos] en que se dice: «Recuerdo á los alcalde, como presidentes de las Juntas locales de Reformas Sociales el deber que tienen de vigilar el exacto cumplimiento de la ley de 13 de marzo de 1900 y Real orden de 28 de noviembre del mismo año, y como, á pesar de la obligación señalada, se siguen vulnerando los preceptos ordenados, según denuncia formulada ante esta Junta provincial de Reformas Sociales en su última reunión, la que se refería á que en las comparsas vulgarmente conocidas por «Els Xiquets de Valls», trabajan menores de los comprendidos en las citadas disposiciones; ha acordado ordenar á las repetidas autoridades que prohiban en absoluto en sus respectivas localidades el trabajo de los menores denunciados, así como cualquier otro en el que se empleen mujeres, niños y niñas, comprendidos todos ellos en las calendadas disposiciones, haciéndose responsables de cualquier transgresion que se me denuncie y compruebe» (Diario de Barcelona: 1904. AHCB).

A més, cal sumar la Real Ordre de 9 de juny de 1900 sobre l’organització de les Juntes Locals i Provincials de Reformes Socials.

L’article primer de la Llei de 13 de març de 1900 va prohibir el treball als menors de 10 anys: “Los menores de ambos sexos que no hayan cumplido diez años, no serán admitidos en ninguna clase de trabajo” (Gaceta de Madrid: 1900. BNE).

L’article sisè cassa de ple en els castells. Aquest punt va contenir les qualitats que reunien els treballadors d’espectacles públics, que coincideixen amb les dels castellers. Aquí va restringir-se la participació de menors encara més. L’edat mínima va pujar als 16: “Queda prohibido á los menores de diez y seis años todo trabajo de agilidad, equilibrio, fuerza ó dislocación en espectáculos públicos. Los directores de compañías, padres ó tutores de los menores que contravengan este artículos, serán penados conforme al 1º de la ley de la protección de los niños de 26 de Julio de 1878. / La prohibición contenida en el párrafo segundo de este artículo para los menores de diez y seis años, es aplicable á cualquier clase de trabajos, aunque revista carácter literario ó artístico, ejecutado en espectáculo público”. L’última paraula sobre el compliment de la norma, de tota manera, va restar en mans del Governador Civil: “Las prohibiciones á que se refiere el presente artículo quedan sometidas á las disposiciones de la Autoridad gubernativa, quien, para su dispensa, apreciará la relación entre los inconvenientes físicos y morales del trabajo y las condiciones del niño”. Però sense poder aplicar-la en els castells per no atènyer a bona part de les jornades castelleres. Per no dir totes. Els diumenges i dies festius: “Se prohibe el trabajo en domingo y días festivos á los obreros que son objeto de esta ley”.

L’article setè va referir-se a la constitució de les Juntes Locals i Provincials de Reformes Socials. Qui van acabar observant el compliment dels manaments: “El Ministro de la Gobernación nombrará Juntas provinciales y locales encargadas de informar en los casos de autorizaciones pedidas con arreglo á los artículos anteriores. / Las Juntas provinciales estarán constituídas por representaciones de las Juntas locales, y serán presididas por el Gobernador civil de la provincia, que deberá convocarlas cuando lo estime oportuno, fijando los asuntos que hayan de ser objeto de su deliberación, y teniendo su acuerdo un carácter consultivo. / Formarán parte de estas Juntas provinciales un Vocal técnico, designado por la Real Academia de Medicina, cuyo cometido será informar acerca de las condiciones de higiene y salubridad en los trabajos de los talleres. / Las Juntas locales se compondrán de un número igual de patronos y de obreros y un representante de la Autoridad civil, que tendrá la presidencia, y otro de la eclesiàstica”.

L’article catorzè, però, va fixar aquest deure inicialment al Ministeri: “La inspección que exige el cumplimiento de esta ley corresponderá al Gobierno, sin perjuicio de la misión que en ella se confía á las Juntas locales y provinciales”.

La Real Ordre de 9 de juny de 1900 va ratificar les regles de constitució de les Juntes Locals i Provincials de Reformes Socials. El nombre de components i el paper de cadascú. Autoritats civils, religioses i representació de patrons i assalariats (Gaceta de Madrid: 1900. BNE).

Sobre les Juntes Locals va dictar-se: “En todos los Municipios se constituirá una Junta local de Reformas sociales compuesta. / 1º Del Alcalde, como representante de la Autoridad civil, el cual ejercerá las funciones de Presidente de la Junta. / 2º Del Párroco, ó del que haga sus funciones como representante de la Autoridad eclesiástica. / En las localidades en donde hubiese más de un Párroco, formará parte de la Junta el más antiguo. / 3º De un número igual de patronos y de obreros, que no podrá exceder de seis por cada una de las partes. / 4º De un Secretario, que será designado de entre los Vocales de la Junta local en la primera reunión que la misma celebre”.

Les Juntes Provincials van situar-se en un estadi superior de caràcter consultiu. La seva estructura guarda un cert paral•lelisme amb les Juntes Locals: “En todas las capitales de provincia se constituirá una Junta provincial de Reformas sociales compuesta: / 1º Del Gobernador civil, quien ejercerá las funciones de Presidente. / 2º De un Vocal técnico, que tenga la residencia en la provincia, propuesto por la Real Academia de Medicina y nombrado por el Ministro de la Gobernación. Este Vocal tendrá la obligación de informar á la Junta respecto de las condiciones de higiene y salubridad de los trabajos y de los talleres. / 3º De los representantes que nombren las Juntas locales […] / 4º De un Secretario, que será designado de entre los Vocales de la Junta provincial en la primera reunión que la misma celebre”.

El Real Decret de 13 de novembre de 1900 va aprovar un Reglament que va puntualitzar diversos serrells de la Llei de 13 de març 1900, també susceptibles pels castells (Gaceta de Madrid: 1900. BNE).

L’article desè va disposar el tràmit obligatori de comprovació de l’edat mínima dels treballadors en el món del espectacle. Aquesta continuava essent setze anys: “Ningún menor podrá trabajar en los establecimientos y espectáculos a que se refiere el art. 6 de la Ley, sin que sus padres, tutores, Director del establecimiento en donde estuviera asilado o sus representantes legales, justifiquen previamente que es mayor de diez y seis años. Al efecto, las personas mencionadas acudirán al Gobernador civil en las capitales de provincia y a los Alcaldes en las demás poblaciones, con los documentos correspondientes que acrediten la edad del menor, y en vista de ello se les dará o negará la oportuna autorización expedida por los Gobiernos civiles o por las Alcaldías”.

L’article trenta-unè va atorgar més pes a les Juntes Locals i Provincials. A partir d’aleshores van encarregar-se de fiscalitzar tots els temes: “En tanto no se organice por el Gobierno la inspección que determina la ley, será ejercida por las Juntas locales y provinciales”.

Xavier Güell

Anuncis
Aquesta entrada s'ha publicat en Barcelona, Tarragona, Vilanova i la Geltrú i etiquetada amb , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.